BLOG

La verdad del deseo erótico

561a57c35c0013510767

Un motivo por el cual las parejas acuden a consulta es la insatisfacción de su vida sexual. Abordar el tema con las parejas me ha permitido indagar, asesorarme y leer sobre el tema, encontrándome así con una realidad compleja y es que a estas parejas les cuesta afrontar con apertura, confianza y claridad, a pesar de estar ya en el siglo XXI, en una sociedad libre de tabúes como nunca. Llama también la atención que después de tres décadas de la llamada revolución sexual, sigamos sin hablar suficientemente con nuestra pareja acerca de los propios deseos, fantasías y necesidades sexuales.

Diversas investigaciones sobre el tema mencionan que la mayoría de personas siente algún grado de inhibición y baja del deseo sexual pero no lo admite, y al no reconocerlo, no consigue resolverlo, generando así sentimientos de soledad, frustración, confusión y mucho sufrimiento por no saber cómo hacer para disfrutar con su pareja de su vida sexual; y es que alrededor del deseo erótico existen mitos aprendidos en la vida familiar, social y cultural que han repercutido en dos formas de reaccionar frente a ello: reprimir el deseo sexual o vivirlo de una manera compulsiva. La búsqueda del deseo sexual no tiene que ver tanto con técnicas ni con posturas de alcoba, ni con una distorsionada erotización de nuestros sentidos, basta con ver las primeras planas de algunos periódicos con mujeres semidesnudas buscando erotizar la mirada masculina y por ende ser adquiridos o cualquier contenido televisivo que presenta estímulos erotizantes que se alejan del verdadero sentido del deseo sexual vivido en pareja.

Una vida sexual satisfactoria no es un ideal inalcanzable. Pero la idea de que se puede tener sin esfuerzo, reflexión o comprensión sí es una ilusión. Y tiene que ver con la construcción de la vida íntima emocional a partir de tres componentes de la llamada Inteligencia Sexual que sugieren Conrad &Milburn (2002):

  1. Ser consciente de que el deseo sexual no es algo mágico, asequible sin esfuerzo, o sólo para los jóvenes. Cada uno puede alcanzar una vida sexual gratificante y plena si hacemos el esfuerzo que se requiere para adquirir la información y la comprensión necesarias sobre el sexo en general.
  2. Familiarizarnos con nuestra sexualidad individual: qué nos excita, qué nos plantea dificultades, qué nos atrae, qué preferimos. Conocerse bien y comprender su YO sexual secreto el patrón de los deseos, necesidades, preferencias, temores incluso traumas, que guían su conducta sexual.
  3. Mantener una vida sexual enriquecedora implica poseer las habilidades interpersonales para hablar con tu pareja sobre tus necesidades sexuales e imaginar claramente cómo tu conducta sexual puede afectar las necesidades e inseguridades sexuales de tu pareja y así conseguir tener empatía sexual con ella.

Estos componentes permiten que las parejas disfruten juntas y por largo tiempo del deseo erótico a través del tiempo y en otra investigación se ha encontrado que estas parejas eróticas realizan lo siguiente (Perel, 2012):

  1. Tienen mucha intimidad sexual, entienden que hay un espacio erótico que pertenece a cada uno de ellos.
  2. También entienden que la estimulación erótica no es algo que haces cinco minutos antes de tener sexo. El juego erótico inicia al final del anterior orgasmo.
  3. También entienden que un espacio erótico no implica comenzar a tocar al otro, es más bien crear un espacio donde dejas el DIRECTIVO S.A., tal vez donde dejas el programa AGILE (de soluciones rápidas) y realmente solo debes entrar a ese lugar, donde dejas de ser el buen ciudadano que cuida de las cosas y es responsable. Responsabilidad y deseo sólo pelean. Realmente no lo hacen bien juntos.
  4. Las parejas eróticas también entienden que la pasión aumenta y disminuye. Es bastante parecida a la luna. Tiene eclipses intermitentes. Pero lo que saben es que saben cómo resucitarla. Y saben cómo hacerla regresar porque han desmitificado un gran mito, que es el mito de la espontaneidad de que todo fluirá por obra y magia de alguna fuerza divina y sobrenatural, y de hecho entendieron que todo lo que va a pasar, sólo pasa en una relación a largo plazo que ya se tiene. Sexo comprometido es sexo premeditado. Es con voluntad, es intencional, es foco y presencia.

Estos componentes permiten que las parejas disfruten juntas y por largo tiempo del deseo erótico a través del tiempo y en otra investigación se ha encontrado que estas parejas eróticas realizan lo siguiente (Perel, 2012):

Espero que este artículo haya sido de utilidad, si tienes alguna duda o inquietud no dudes en consultarme, estoy para servirte!

Lic. María Inés Gutiérrez Eguren
Psicóloga- C.Ps.P 6159
Terapeuta Familiar y de Parejas
www.parejasyfamilias.com.pe

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Mg. María Inés Gutierrez Eguren

Mg. María Inés Gutierrez Eguren

Psicologa-C.Ps.P 6159 - Terapeuta Familiar y de Parejas

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?