Madres Solteras

Madre y Padre a la vez… ¡Sí se puede!

Son diversas las circunstancias que llevan hoy en día a las mujeres a enfrentar solas su maternidad. Puede que hayas enviudado y ahora te enfrentes sola frente al reto de reorganizar la casa a pesar del dolor que implica la pérdida de tu pareja; puede que estés atravesando por la separación o el divorcio y que tengas que sobreponer tus sentimientos a la nueva forma de vida entre tus hijos, tu y el padre de ellos; o puede que hayas planificado y decidido tener sola a tu hijo y enfrentar tu maternidad sin compartir y recibir el apoyo de la figura paterna.

Sea como sea, la decisión de enfrentar tu maternidad sin la pareja, implica muchas veces verte a solas sobrellevando la carga familiar, laboral, emocional, económica, social, y es ahí en donde se activa una de las fuerzas que te ayudará a sobrevivir: el amor hacia tus hijos, el cual contribuirá a desarrollar tu paciencia y tolerancia si es que aún no las has desarrollado. Existen diversos estudios en los que nos muestran que los hijos de madres solas por opción, son tan equilibrados como aquellos que provienen de hogares que tienen la presencia de ambos padres.

Ser madre soltera, es una realidad que se va dando continuamente en este nuevo siglo y a su vez es una tarea llena de cuidados, atenciones y responsabilidades que se deben afrontar de manera positiva de tal forma que llegue a ser exitosa y permita un íntegro desarrollo en tu hijo (a) y sobre todo en ti. Para ello deberás tener en cuenta las siguientes orientaciones que te ayudarán a sobrellevar y a fortalecer tu tarea de ser madre soltera:

Evita la sobreprotección; es uno de los errores más comunes que se comenten en la educación de los hijos o hijas. Ir más allá del cuidado y protección como una manera de compensar la falta de tiempos con los hijos y puede llevarte a estar muy pendiente de tal forma que no permitas que se desarrollen con autonomía y seguridad.

¿La mujer que todo lo puede?; pensar que puedes resolverlo todo tu sola, puede llevarte al estrés, confía en aquellas personas que estarían dispuestas a darte una mano, como tus padres, parientes, vecinas o amigas con las que puedas contar sin llegar al exceso de tal forma que te desentiendas de la responsabilidad que has asumido.

Construye un círculo social, de tal manera que puedas apoyarte cuando lo necesites, trata de conocer a personas que estén atravesando por tu misma situación, así no te sentirás sola y podrás compartir e intercambiar experiencias.

Ser perfeccionista, no ayuda, tratar de ser la mejor madre del mundo como una muestra de que no se necesita compartir la experiencia parental; sólo generará en ti fuertes sentimientos de frustración o ansiedad, interfiriendo en tu relación madre –hijo (a). Si una no se equivoca, no aprende la lección.

Prevé tiempos para ti misma, sé que es complejo darse tiempos para una sobre todo cuando tienes muchos pendientes por hacer, pero una de los beneficios de dedicarte un tiempo, aunque sólo sea de 5 a 10 minutos diarios para ti ayudarán a mejorar tus niveles de estima personal, así como el poder divertirte o disfrutar de alguna actividad mejorará tu estado de ánimo y por ende repercutirá en la relación con tus hijos(as).

Nuca dejes de superarte, los mejores logros muchas veces provienen de mujeres madres, que ven en la maternidad un reto para seguir adelante , llegar a cumplir sus sueños y metas y es una verdadera motivación para el éxito.

¿Qué debes decirle a tu hijo(a)?, es uno de los problemas a los que tendrás que afrontar, y al que muchas mujeres temen , la pregunta por la ausencia del padre será inevitable; enfrentar la realidad y decir la verdad te ayudará a tocar el tema con naturalidad. Para ello es recomendable tomando en cuenta la edad del niño(a), explicarle que existen familias como la suya en la que no convive el papá así lo tenga. A medida que el niño (a ) vaya creciendo y por el tipo de preguntas que haga como el querer saber de su padre, se aconseja que se hable de él dándole a entender la diversidad de tipos de familia y que la suya es una de ellas.

Consigue un empleo que te permita interactuar y establecer afectividad y cercanía con tu hijo y si no te permite el trabajo, trata de planificar tus tiempos y actividades de tal forma que puedas pasar tiempos de calidad con tu pequeño(a).

Pensar en poder rehacer tu vida, tómalo con calma , no te precipites , si te acabas de separar o divorciar, tómate tiempo para reestructurarte como mujer y como madre, no intentes reemplazar la figura paterna involucrándote rápidamente en una relación afectiva. El éxito de una nueva relación conlleva tiempos y una serie de adaptaciones para con tu hijo, para con la nueva pareja y para ti. Sé sincera contigo misma, no te precipites, las madres solteras sí pueden educar solas a sus hijos y tener resultados muy satisfactorios.

Lic. María Inés Gutiérrez Eguren
Psicóloga- C.Ps.P 6159
Terapeuta Familiar y de Parejas
www.parejasyfamilias.com.pe

Publicado en Blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *