Vitaminas Familiares

¿Cuáles son las vitaminas que tu familia necesita para mantenerse saludable? Les comparto 4 vitaminas esenciales para mantener la relación familiar saludable. Aplícalas en tu dinámica diaria para conservar un trato saludable.

 

VITAMINA AAmor, cariño, vínculo y apego 

Los niños y las  niñas siempre agradecen ser abrazados. Y a los adultos nos relajan los besos y abrazos. El contacto físico siempre es bienvenido. Enseñar a vincularse es la mejor inversión para conseguir que nuestros hijos sepan abrazar a sus parejas y a sus futuros hij@s. 

VITAMINA D. DEPORTE EN FAMILIA

  • Se trata de realizar el deporte en familia.
  • No sólo se trata de realizar deporte, sino de hacerlo juntos. Por ejemplo, vaya a la piscina, juegue fútbol con ellos y ellas, salga los domingos a a montar bicicleta a patinar, hacer skate, o aeróbicos.
  • No entre en la competitividad deportiva, sólo disfrute hacer el deporte en familia. 
  • ¡El deporte es, ante todo, una diversión!
 
¡Familias, a ejercitarse! Mente sana; cuerpo sano.

VITAMINA R. RESPETO    

  • Las personas somos diferentes y necesitamos ser apreciados como somos.
  • Pida respeto a sus hij@s y si les exiges respeto, respeta a tus hijos, a tu pareja y a todas las personas con las que interactúes.
  • El insulto no informa sobre lo que debe cambiarse. Pone en situación de inferioridad y ridiculiza
  • Cada persona es única y cada hij@ aporta algo especial. Descúbrelo!
  • La adolescencia es un período en donde el respeto debe ser considerado de manera especial. Respetar el silencio es básico para que el adolescente pueda encontrarse consigo mism@. Los adolescentes se sienten extraños, precisamente por esto necesitan especial consideración y respeto.

¡A respetarnos se ha dicho! Para convivir mejor con las diferencias.

VITAMINA T. Menos Televisión
  • La televisión ofrece posibilidades de aprendizaje y relajación. Pero el abuso inhibe la creatividad y favorece entre otras la obesidad.
  • Recuerda que tus hij@s imitan con facilidad tus costumbres.
  • Cuando quieras descansar, intenta relajarte en un sofá, escucha música, sala pasear, realiza algún deporte, queda con algun amigo (a)..
  • Esta forma de actuar pone a tu hij@ en la pista de cómo actuar en momentos de cansancio y, sobre todo, evita que tus hij@s estereotipen la manera de descansar. 
  • No pongas televisores en las habitaciones de tus hij@s, de esta manera los programas pueden estar supervisados y tu puedes hablar de ellos junto a tu familia.

¡Ponlo en práctica, ya!

 

Adaptado de: "Intervención Psicoeducativa con Familias"

 

María Inés Gutierrez Eguren

Psicologa-C.Ps.P 6159
Terapeuta Familiar y de Parejas 

Lo que sí funciona con los adolescentes

Muchas veces nos es complicado sobrellevar los cambios que tienen nuestros hijos y parientes. Nos es difícil entender este proceso y nos vemos envueltos en situaciones sin aparente solución. Hoy te comento algunas acciones que funcionan, sin duda, con adolescentes. No son fáciles, requieren involucramiento de las dos partes y, sobre todo, paciencia y compromiso:

- Hablar, hablar, hablar.

- Aunque a veces creamos que no se lo merezcan y estemos dolidos o decepcionados por su comportamiento, no rompamos la comunicación con los hijos e hijas adolescentes.

- Las y los adolescentes tienen 'derecho' a equivocarse (o, por lo menos, es inevitable que se equivoquen).

- La educación se realiza hablando y si perdemos la comunicación, perdemos la capacidad de educar.

Algunas recomendaciones para incentivar el diálogo son: busca el momento oportuno para hablar; espera que todos estén en condiciones para hacerlo; utiliza formas y tonos adecuados; concreta al máximo los acuerdos; si no se cumplen estos últimos, solicita explicaciones de manera acertada.

 

Espero que este artículo sea de gran utilidad para tu dinámica familiar. Escríbeme si presentas alguna duda. ¡Muchas gracias!

María Inés Gutierrez Eguren
Psicologa-C.Ps.P 6159
Terapeuta Familiar y de Parejas 

Los diez mandamientos de un adolecente a sus padres

Les comparto una lista, más como mandamientos de un adolescente a sus padres. Válida para entender los cambios por los que ellos pasan y cómo debemos sobrellevarlo para una mejor relación familiar.

  1. Por favor, no me des todo lo que te pido. Una negativa me demuestra que te importo. Agradezco que haya normas que seguir.
  2. No me trates como un niño pequeño. Aunque sepas qué es lo “correcto”, me hace falta descubrir algunas cosas por mí mismo.
  3. Respeta mi necesidad de tener privacidad. Con frecuencia quiero estar solo para ordenar mis pensamientos y soñar despierto.
  4. Jamás digas “En mis tiempos…” Eso me molesta de inmediato. Además, las presiones y responsabilidades de mi mundo son más complicadas.
  5. Yo no escojo a tus amigos ni tu ropa, por favor, no critiques a los míos. Podemos diferir y aún respetar las elecciones del uno y del otro.
  6. Abstente de rescatarme constantemente, aprendo más de mis errores. Hazme más responsable por las decisiones que tomo en la vida, es la única manera en que llegaré a ser juicioso.
  7. Ten suficiente valor para compartir conmigo tus decepciones, pensamientos y emociones. Jamás seré demasiado grande para oír que me amas.
  8. No recites volúmenes completos al hablarme. He recibido muchos años de buenas lecciones, ahora confía en mí por la sabiduría que compartiste conmigo.
  9. Te respeto cuando pides mi perdón por un acto desconsiderado de tu parte. Demuestra que ninguno de los dos somos perfectos.
  10. Dame un buen ejemplo: presto más atención a tus acciones que a tus palabras.

(Tomado y adaptado de Pablo Mier y Terán Sierra)

 

Espero les haya sido útil esta lista, permitiendo que enriquezcan sus relaciones en familia y con sus hijos. Exprésame tus dudas, conversemos.

 
María Inés Gutierrez Eguren
Psicologa-C.Ps.P 6159
Terapeuta Familiar y de Parejas