Las claves para ganarse el cariño y respeto de los hijos de su pareja

El complicado momento en el que los hijos presentan a sus parejas

Prioridades en el Hombre y Mujer Posmodernos

"El hombre actual, a pesar de contar con una teconología avanzada y con adelantos científicos en el campo de la medicina, agricultura y ganadería, se siente cada día más confundido y más inseguro. Ya no sabe si va bien o mal. Él cree que va bien si gana más que los demás... Al parecer, ha perdido el sentido de la vida y se encuentra más solo que nunca..¿Será?" 

Adaptado de El Libro de las Emociones son de la razón sin corazón de Laura Esquivel, España, 2000

 

¿Qué es lo más esencial?

La tecnología juega un papel muy importante en nuestro desempeño emocional hoy en día. Sin embargo, en algunos casos, en vez de permitirnos 'conectar' con nuestra sociedad, nos limita, nos restringe y, muchas veces, nos confunde. 

 

Recopilé esta cita un tiempo atrás, porque creo que representa, en parte, a lo que nos enfrentamos como seres digitales. ¿Qué es lo que esta cita te trasmite? Compárteme tus opiniones.

 

María Inés Gutierrez Eguren
Psicologa-C.Ps.P 6159
Terapeuta Familiar y de Parejas 

Lo que sí funciona con los adolescentes

Muchas veces nos es complicado sobrellevar los cambios que tienen nuestros hijos y parientes. Nos es difícil entender este proceso y nos vemos envueltos en situaciones sin aparente solución. Hoy te comento algunas acciones que funcionan, sin duda, con adolescentes. No son fáciles, requieren involucramiento de las dos partes y, sobre todo, paciencia y compromiso:

- Hablar, hablar, hablar.

- Aunque a veces creamos que no se lo merezcan y estemos dolidos o decepcionados por su comportamiento, no rompamos la comunicación con los hijos e hijas adolescentes.

- Las y los adolescentes tienen 'derecho' a equivocarse (o, por lo menos, es inevitable que se equivoquen).

- La educación se realiza hablando y si perdemos la comunicación, perdemos la capacidad de educar.

Algunas recomendaciones para incentivar el diálogo son: busca el momento oportuno para hablar; espera que todos estén en condiciones para hacerlo; utiliza formas y tonos adecuados; concreta al máximo los acuerdos; si no se cumplen estos últimos, solicita explicaciones de manera acertada.

 

Espero que este artículo sea de gran utilidad para tu dinámica familiar. Escríbeme si presentas alguna duda. ¡Muchas gracias!

María Inés Gutierrez Eguren
Psicologa-C.Ps.P 6159
Terapeuta Familiar y de Parejas 

¿Y será que el amor acaba?

Cuando el amor romántico acaba, el matrimonio sufre una gran decepción al ver caída  la ilusión de la elección afortunada; es aquí en donde empieza uno de los mayores conflictos de la relación: aceptar la diferencia, que nos invita a  mirar quienes somos realmente, lo que nos gusta y no de nuestra pareja, lo que toleramos y no toleramos, lo  que nos molesta, lo que nos parece una falta de respeto, lo que nos hace perder la paciencia, en fin, una serie de debilidades que no veíamos hasta ese momento e inmediatamente pensamos que nuestra pareja cambió. Y no nos damos cuenta que en esta situación, se nos presenta una nueva oportunidad: "el reto de poder ser mejores de lo que fuimos". 
 
Atravesar esta crisis implica luchar contra las fuerzas superiores de pensar que todo ha terminado porque "ya no se siente  la emoción" o que se ha fracasado como pareja.
 
Tomar la oportunidad permitirá que el  amor empiece a tomar otros componentes que van más allá del romanticismo y la pasión, el fortalecer la intimidad emocional, la amistad, el compromiso y la proyección de vida en común, los sueños compartidos, entre otros, que ayudan a la pareja a crecer y juntos madurar, como bien dice MichaelV.Miller, "....resistir en esta lucha es la clave de experiencia vital que puede conducir a la madurez, incluso a la sabiduría". 
 
Así que ahora sabes, con el tiempo el amor no acaba si juntos toman sabias acciones, si aprenden mutuamente a aceptarse, valorarse y si ambos aún quieren seguir renovando el compromiso de construir día a día el mejor vínculo para los dos.
 
¡¡Les deseo lo mejor!! 
 
María Inés Gutierrez Eguren
Psicologa-C.Ps.P 6159
Terapeuta Familiar y de Parejas 

¡Nuestro problema es que somos incompatibles!

Muchas parejas que acuden a mi consultorio traen como motivo de consulta "la incompatibilidad", temática que al ser evaluada,  se presenta como una realidad compleja por la que atraviesan algunas parejas.

A medida que en la terapia de pareja vamos conversando, indagando y analizando juntos; llegamos a la conclusión que la " incompatibilidad"  puede estar encerrando algunos de los siguientes puntos que se vuelven una pauta de comportamiento en la relación generando insatisfacción y frustración y estos pueden aparecer como que:

  1. A la pareja se le hace difícil vivir con la diferencia; uno de ellos quiere siempre dominar inconsciente o conscientemente imponiendo sus formas y criticando las de su pareja.
  2. Poseen una dinámica comunicacional distorsionada que efectivamente bloquea la comunicación, al anticiparse, asumir, no escuchar, interpretar, tomarse las cosas a lo personal, generando así largas disputas que terminan desgastando el buen clima emocional.
  3. No saben discutir ni pelear; todas las parejas lo hacen para resolver sus problemas y dicen los investigadores de parejas que el 69% de los problemas en la vida de pareja no tienen solución. Imagínense entonces: ¿qué hacemos con estos?
  4. Pierden el control cuando pelean, generando así una escalada de ataque-defensa que puede ser dañino y peligroso porque nos llega a herir y nos lleva a perder el control.
  5. Nunca hablan; solo coordinamos lo que hay que hacer para llevar a los chic@s, hacer las compras, pagar las cuentas. Pero luego, cada uno se vuelve hacia su lado, teniendo vidas paralelas en las que el otro puede quedar excluido/a.
  6. Tienen la ilusión de que es el otro que los completa porque "sin ti, ¡no soy nada!", basándose en la ilusión de la completud. Lo llamo el mito de la media naranja, en el que nos concebimos como personas insuficientes que necesitan del otro para ser uno solo, dejando de lado su individualidad, deseos, necesidades e intereses que a la larga se vuelven una demanda personal que no te deja en paz.

Estos y muchos otros motivos más perturban el buen clima emocional en la pareja. Descubrir realmente cual es el talón de Aquiles de la relación, les permitirá  conocerse, crecer como pareja y fortalecer el vínculo de amor.

Espero que esta reflexión haya sido de utilidad. ¡Déjanos tus opiniones!

 

María Inés Gutierrez Eguren
Psicologa-C.Ps.P 6159
Terapeuta Familiar y de Parejas